Una práctica muy frecuente por parte de los bancos es bonificar el tipo de interés del préstamo si cumples unas determinadas condiciones, como, por ejemplo, contratar un seguro con una compañía designada por la propia entidad o simplemente te ofrecen el seguro como algo ligado a la hipoteca sin ofrecerte la alternativa de poder buscar otras opciones que te resulten más económicas.

Antes de tomar una decisión, te aconsejamos que valores bien el coste del seguro ofrecido y la futura vinculación que esperas tener con el banco y, en función de ello, decidas si realmente te interesa contratarlo con ellos o por el contrario buscar otra alternativa.

Ya que el  banco deberá aceptar que los clientes contraten sus pólizas con otros proveedores y no obligar a contratarlo con ellos.

La Ley 5/2019, reguladora de los contratos de crédito inmobiliario Abre en ventana nueva, en vigor desde el 16 de junio de 2019, contempla la posibilidad de que el banco te exija la contratación de determinados seguros para la concesión de una hipoteca como, por ejemplo:

• Un seguro en garantía del cumplimiento de las obligaciones del contrato de préstamo.
• Un seguro de daños respecto del inmueble objeto de hipoteca.
• Cualquier otro seguro previsto en la normativa del mercado hipotecario.

Tienes derecho a que el banco:

• Acepte seguros alternativos de todos aquellos proveedores que ofrezcan unas condiciones y un nivel de prestaciones equivalentes al propuesto por la entidad, tanto en el momento de la suscripción inicial como en cada una de las renovaciones del seguro.
• No podrá cobrarte comisión o gasto alguno por el análisis de las pólizas de seguro alternativas que presentes.
• No podrá empeorar las condiciones ofertadas del préstamo al aceptar una póliza alternativa.

Y si ya has contratado dichos seguros con el banco, podrás cambiarlos a su vencimiento, el cual a no ser que hayas firmado un plazo mayor, suele ser anual, revisando precios y decidiendo si te interesa seguir con los seguros que tienes o contratarlos con otros proveedores.

En muchas ocasiones te llevarás una sorpresa, si comparas, con las diferencias de precio que existen.